El espejo y la barra Montessori

¡Hola! ¿Tenés unos minutos para que una mamá Montessori argentina en nuestra tierra te cuente qué es y para qué sirve el espejo con barra Montessori?

Es un elemento que sirve para que los bebés se sientan acompañados (ya que así lo necesitan) al reflejar imágenes propias o de sus cuidadores, cuando todavía no pueden moverse; pronto, verán en él su propia imagen y esto los estimulará, entre otras cosas, a levantar su cabecita para poder verse mejor o explorar, cuando estén preparados para hacerlo; luego, la barra los ayudará, cuando quieran, a pararse, y, más adelante, a ¡caminar! Lo resumí mucho pero quería ir a lo concreto.

Es muy importante NO PONERLO junto a la cama, o sea, paralelamente, ya que la cama debe ocupar el espacio de DESCANSO y el espejo es parte del lugar de ESPARCIMIENTO. Si el bebé tiene estímulo donde duerme, le costará más conseguir el sueño. Esto siempre se los digo a mis clientas cuando me piden que sea del mismo largo que la cama, por ejemplo. En un ambiente bien preparado debe ir con una manta o un colchón que no se hunda mucho donde el bebé puede estar supervisado por un adulto durante el día. Obvio que si se queda dormido ahí no hace falta sacarlo, pero no es un lugar de sueño sino de juego, de exploración. Ya que estoy, repito algo que puse en otro post: si ponemos una colchoneta, manta o colchón este no debe estar cargado de figuras sino que debe ser liso para que el bebé ponga su atención en el elemento que allí le presentamos (un muñeco, por ejemplo) y no en la manta (y yo creo que me pasa algo parecido con las sábanas, las prefiero lisas).

En la habitación de los bebés queda hermoso, pero debemos ser prácticas: es algo que van a usar durante el día, y si la mayor parte del día están en el living, sobre todo si colechamos, es mejor que esté donde más tiempo estén. Primero, pensar; luego, agujerear, ya que la barra al menos va amurada a la pared. De todos modos, si queremos que esté en el cuarto, es una buena opción para estar 100% con nuestros bebés y no estar haciendo de mamá pulpo en el living, llevando y trayendo cosas.

Como cuando hablo de ambiente preparado en los talleres que damos con Toco Madera, lo ideal es que esté en una zona iluminada, higienizada, con una temperatura ideal y podemos agregar los móviles Montessori (próximo post) así como juguetes respetuosos, idealmente de madera, o elementos de la vida real, adecuados, que pueden ir conociendo a medida que crecen. Es maravillosos ver todo lo que hacen y logran en este lindo espacio.

Con marco o sin marco si no te alcanza la guita, nuevo o usado pero en buen estado, lo importante es que no tenga posibilidad de estallar si es vidrio o que sea acrílico y que esté bien amurado.

El espejo no solo los ayudará a descubrirse como seres íntegros, moverse libremente, reconociendo sus propios límites y movimientos, gatear, sentarse, pararse, caminar con la barra, caminar solos, vestirse solos (levantando su altura cuando crecen), sino que nos ayudará a contemplar lo maravilloso que es nuestro vínculo con ellos, en cada gesto, en cada mirada… Con un mate, ¡mejor!

Fuente utilizada: Fundación María Montessori Argentina y Academia Montessori Chilena

Les dejo unos videos:

 

 

https://youtu.be/hkHJfOjcdhY (este se tiene que abrir )

¡Muchas gracias por leerme!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *